13° encuentro de Lideres Juveniles en Colegio Concepción san Pedro

El objetivo del encuentro es generar un espacio para la formación y desarrollo de líderes juveniles, desde una mirada laica, entendiendo que son las competencias ciudadanas las que deben fomentar el desarrollo de habilidades en los estudiantes para que puedan lograr una inserción activa en la sociedad.

Más de 140 jóvenes de 27 colegios del país debatieron en torno a “El Impacto del Pensamiento Crítico y Científico en la Formación de Ciudadana”, en el marco del 13º Encuentro de Formación y Desarrollo de Líderes Juveniles, organizado por el Colegio Concepción San Pedro.

Participaron líderes de colegios y liceos, entre ellos presidentes de curso e integrantes de centros de alumnos, además de representantes de establecimientos laicos del país, provenientes de Santiago, San Fernando,  Talca, Parral, Chillán, Los Ángeles, Talcahuano, Valdivia y Osorno.

El rector del Colegio Concepción San Pedro, Roberto Mora Mella,  brindó la bienvenida a los asistentes y comentó el programa que contempló: visita al Museo de Historia Natural de Concepción y trabajo en comisiones (primer día), presentación de ponencias, certificación de participación y cierre del encuentro (el segundo día).        

El primer expositor, Esteban Kuhlmann Matus, Representante de la Academia Laica de Estudios; cientista político y Encargado Regional de Derechos Humanos y Personas Jurídicas de la Seremi de Justicia del Biobío, se refirió a que el ser ciudadano representa derechos, pero también deberes; y destacó la necesidad impulsar  valores universales para una sana convivencia como son la fraternidad,  tolerancia y la libertad de pensamiento.

Continuó, José Luis Arenas Villarroel, Licenciado en Física, Magister en Ciencias, Doctor en Astronomía y profesor de la Universidad de Concepción, abordó lo relativo al pensamiento científico desde una mirada astronómica. Hizo un llamado a pensar más allá, a no creer o dar por sentado lo que se señala, dada la vorágine de la ciencia, hay avances e inventos que pueden cambiar lo que nos enseñan. 

Las ponencias culminaron con el profesor de historia Carlos Muñoz Labraña,Académico de la Facultad de Educación de la Universidad de Concepción, quien se refirió al pensamiento crítico, como por ejemplo, en el ámbito histórico, la forma en la que se enseña un hito, para unos puede ser un desastre y para otros un triunfo, dependiendo la mirada que tiene el que relata el hecho. Esa es la forma en la cual se debe enseñar la historia, y en todo orden de cosas, se debe dar una mirada más incisiva.

Para Muñoz Labraña  “un buen ciudadano debe ser inquieto, que piense y reflexione en torno a la sociedad de la que forma parte, no limitándose al dogma o verdades reveladas. Se debe cuestionar y preguntarse una y otra vez, esa mirada crítica produce aprendizajes, así como una disciplina intelectual”.

El experto criticó al sistema educativo nacional, pues los contenidos que se enseñan distan mucho del proceso de cambio y revisión permanente que debe seguir el pensamiento crítico. Por último, invitó a los profesores a preguntar a los alumnos, y no a dar respuestas, pues enseñar a pensar se hace pensando, provocándolos e invitándolos a analizar, reflexionar y plantear su opinión. 

 

Trabajo en Comisiones

Tras las ponencias de los expertos, los alumnos se reunieron en grupos de 13 integrantes, conversando y reflexionando respecto al pensamiento crítico, la relación con el pensamiento científico y la relevancia de una sociedad  que cuestiona, analiza los acontecimientos y se proyecta al futuro.

Dentro de las conclusiones del trabajo en equipo destacó la inquietud sobre si ¿el pensamiento crítico viene con el individuo como sello desde su nacimiento o puede moldearse? Concluyeron que ambas, sin embargo, el énfasis está en la implantación de habilidades que se entrenan y que permiten desarrollar una forma de enfrentar la vida.

Al respecto existen dos corrientes: la primera, determina que las características de liderazgo  vienen genéticamente con el individuo y la segunda, afirma que nuestro cerebro es moldeable al igual que nuestro cuerpo, por lo tanto puede reformarse gracias a su plasticidad.

Roberto Mora, aseguró que “la formación de líderes debe darse de manera transversal dentro del proyecto educativo y mientras antes comience mejor, por lo tanto el programa que desarrolla el Colegio interviene desde el nivel parvulario”.

Los alumnos de los Colegios Corporativos cuentan con diversas instancias de participación activa en la comunidad interna y externa; con actividades culturales y sociales, participando en la formulación de proyectos, fomentando el deporte y las artes como espacios de crecimiento, debate, superación, trabajo en equipo, disciplina y tolerancia a la frustración.

Los alumnos analizaron el rol de los docentes frente a estos desafíos, considerando que deben transitar desde el profesor que todo lo sabe a  facilitadores y motivadores que estimule y refuerce a los alumnos y sus potencialidades.

Otro tema fue la relevancia de la historia, la ciencia y el conocimiento anterior sobre un tema dado, luego de ello reflexiono y decido estar a favor, contra o simplemente el proceso de  formar una opinión propia, mas sin el conocimiento como base, poco podremos analizar, refutar o crear.

Los alumnos participantes aseguraron que este tipo de actividades no solo reafirma su confianza y les demuestra que están preparados para exponer sus puntos de vista sobre temas relevantes para el desarrollo de nuestra sociedad, sino que además los relaciona y conecta con alumnos de diferentes colegios y realidades, intercambiando experiencias.

 

{gallery}3-8-17-news{/gallery}